Endoperidio también es de color blanco, que evoluciona primeramente a un amarillo oliváceo y posteriormente a marrón oscuro al madurar totalmente las esporas. Esta evolución de color va acompañada de un cambio en su consistencia, que pasa de ser compacta a pulverulenta.

Gleba esponjosa de color blanco en los especímenes jóvenes, con la maduración se vuelve primero de color amarillento, luego verdoso, y finalmente pardo amarillenta. La zona inferior contiene una gleba estéril o subgleba de color blanco a pardo oliváceo.