Pie cilíndrico, recto, lleno, robusto, de unos 12-25 cm de alto y 1,5-2,5 cm de diámetro, fácilmente separable del sombrero, de color blanco o ligeramente amarilleante, liso en la parte superior y terminado en la base en un bulbo blanco ovoideo, recubierto de una volva blanca y adherente, muy delicada, que en general se rompe dejando simples escamas o bandas concéntricas alrededor del bulbo.

Carne fina, blanca al corte, anaranjada bajo la cutícula, espesa, tierna, sin apenas sabor, y con olor inapreciable. Esporada de color blanco puro. Esporas de subesféricas a ovoides, blancas, lisas, hialinas.