Son cactus de crecimiento lento que se utilizan en rocallas, en jardines de cactus y crasas e incluso son apropiados para macetas. Estos cactus necesitan una exposición de pleno sol y altas temperaturas. Son capaces de resistir alguna helada esporádica si el suelo permanece bien seco. Los riegos serán más moderados que para la mayoría de los cactus por lo que esperaremos a que se seque bien la tierra e incluso dejaremos unos días de sequía antes de regar de nuevo.

El período de reposo se iniciará a mediados de otoño y terminará ya empezada la primavera.