Las plantas se multiplican por separación de hijuelos, pequeños cactus que la planta adulta genera a su alrededor, si se hieren es necesario que las heridas cicatricen por unos días antes de sembrar para evitar pudriciones.

También podemos reproducirlos por semillas, las flores fecundadas una vez secas desarrollan una capsula con pequeñas semillas en su interior.