Por lo general, hay dos períodos de latencia, uno largo a fines del otoño y el invierno y otro más corto durante el apogeo del calor del verano. El inicio del verano es más difícil de predecir, y el riego excesivo a fines del verano puede provocar la pudrición de la raíz.

Estas suculentas se pueden cultivar a partir de semillas, pero pueden ser difíciles de germinar (o incluso de encontrar). Suelen propagarse por esquejes. Esto puede ser complicado debido a la savia que exuda.