Con un porte parecido al de los cactus columnares puede llegar a alcanzar los 20 m. de altura. Se caracteriza por su látex irritante para la piel. Sus ramificaciones forman una ancha copa en verde oscuro de cuatro ángulos con bordes carnosos en los cuales nacen pares de espinas de 2 a 8 mm de longitud.

Sus hojas son efímeras, lanceoladas, muy pequeñas que aparecen en las partes recién brotadas. Florece en primavera-verano con flores carnosas, amarillas en forma de copa, agrupadas al extremo de los tallos diferenciándose por sexo. El fruto, de color verde y de la medida de un guisante, está formado por dos o tres lóculos.