Los tallos son largos y delgados y forman grupos en forma de arbusto o matorral compacto de hasta un metro de alto. Lo más característico de este cactus son sus larguísimas y duras espinas. Este cactus ha sido incluido en el Catálogo Español de Plantas Exóticas Invasoras debido a su potencial colonizador que pone en peligro de extinción a las especies autóctonas.

Su gran agresividad debida a las enormes púas de gran dureza y acabadas en forma de anzuelo hace que en los países de origen fuese usada como especie separadora de lindes para evitar el acceso de alimañas.