La playa de Los Cristianos, un arenal dorado en Tenerife. Sin duda, uno de los lugares imprescindibles que ver en Los Cristianos es su playa. Es uno de los primeros lugares de Tenerife a los que comenzó a llegar el turismo, allá por los años 60 del siglo XX. Pese a su evidente urbanización, que permite acoger a un número creciente de personas que vienen aquí para disfrutar del privilegiado clima de la zona, lo cierto es que mantiene cierto ambiente marinero.
La playa, como tal, es una extensión de arenas doradas con una longitud de 345 metros y una anchura de 80 metros. Está dotada de todo tipo de servicios: duchas, hamacas y sombrillas, papeleras y acceso para personas con discapacidad, entre otros.