Haría también es conocido como el Valle de las Mil Palmeras, por lo tanto no pasa desapercibido la cantidad presente de esta especie endémica canaria. Tan solo al llegar se puede observar como las numerosas palmeras presiden los flancos del valle, unas espectaculares vistas dignas de visitar. Se puede admirar desde el mirador de los Helechos, antes de llegar a Haría.
En Haría se encuentra una de las casas en las que el artista César Manrique residió durante su época en la isla. No obstante, está abierta al público y es una parada obligatoria para cualquier visitante a este pueblo para descubrir la faceta más costumbrista del pintor y arquitecto.
Su plaza es el centro neurálgico del pueblo y es el sitio perfecto para hacer un descanso, tomar un café y poder disfrutar de la tranquilidad que emanan sus calles. Allí, los lugareños pasean y juegan a las cartas o al dominó. Te podrás sentir como uno más por su carácter amable y acogedor.