Atraídos por la fiesta, los clubes y discotecas abiertos hasta el amanecer, los parques acuáticos y los campos de golf, la soleada isla de Fuerteventura es un destino irresistible para sus visitantes. Con su catedral y sus numerosos museos, Betancuria cuenta con una rica cultura local, como demuestran su ecomuseo de Tefia o su estrafalario carnaval en febrero. Refréscate en el parque acuático Baku después de un caluroso día de playa o una agotadora noche en la discoteca.